Un comienzo de siglo de tres pares

Un comienzo de siglo de tres pares
Un comienzo de siglo de tres pares

Es innegable que la generación que está viviendo este comienzo de siglo de tres pares,  ha visto casi de todo y está muy entretenida.

25/9/2021 – A este título de “Un comienzo de siglo de tres pares” puedes añadir el calificativo que quieras, seguro que lo define perfectamente.

No se sabe muy bien por qué pero parece que los comienzos de siglo están siendo un tanto convulsos. Si echamos una mirada al inicio del siglo XX podemos recordar cómo se fueron desencadenando los acontecimientos, las guerras, las crisis económicas y alguna cosa más que se me escapa. Estarás de acuerdo que el siglo pasado fue comienzo de manual y además imposible superarlo.
Pues bien, aquí estamos a principios del siglo XXI y ya percibimos que el comienzo del siglo pasado fue un chiste.


Mi hija con 22 añitos nació estrenando el siglo XXI y en su corta vida ha conocido el nombramiento del primer Papa comunista de la historia;  venciendo las leyes del espacio tiempo ha visto en vivo y en directo el entierro de Franco, un tío que murió hace más de cuarenta años; ha crecido con un cambio de moneda en España y en toda Europa; en 2018 conoció la nueva corriente  imbécil de los terraplanistas; en 2010 vivió cómo los españoles ganábamos la primera copa mundial de futbol; con dos añitos fue testigo del atentado terrorista más grave de toda la historia, las torres gemelas del 11 de septiembre; en 2014 la epidemia del ébola; ha vivido con un Papa emérito y un rey emérito; también fue testigo de los atentados de los trenes de Madrid del 11 de marzo de 2004; ha crecido conviviendo con la digitalización de la información; ha visto cómo las redes sociales entraban en nuestras vidas para manipularnos creando una realidad paralela privándonos de libertad y haciéndonos unos súbditos más sumisos; mi hija es testigo cómo la ciencia y la tecnología buscan desesperadamente la inteligencia artificial ante la escasa inteligencia natural; mi hija pertenece la primera generación de humanos que ha nacido con seis sentidos, el olfato, la vista, el tacto, el gusto, el oído y el móvil; ha conocido la primavera árabe y está conociendo el otoño occidental; y por si todo esto es poco ha conocido, y ha sufrido, una pandemia con un encarcelamiento domiciliario bestial e injustificado. Pero no sólo eso, si tienes memoria recordarás que rondando los veinte años es la edad más significativa para salir de fiesta, ir de disco o cruzarte con algún beso apasionado de esos que nos hacían temblequear las piernas y nos producían taquicardias compulsivas. La pandemia, y sobre todo los políticos, les han robado muchas cosas a los jóvenes. Y cuando parece que todo está controlado, llega un volcán, se nos pone activo y nos chulea.

Sobre esta desmesurada cantidad de acontecimiento existen todo tipo de teorías, unos sostienen que a los muertos hay que dejarlos en paz, otros afirman que estamos gobernados por gilipollas y una tercera corriente afirma que todo es consecuencia del calentamiento global. En las dos últimas corrientes estoy casi de acuerdo, creo que casi todo sucede por el calentamiento social y por culpa de los gilipollas que nos gobiernan.

Así lo pienso y así lo digo, creo que estamos viviendo un comienzo de siglo de tres pares de cojones.  Juan Vte. Santacreu

Y ahora si quieres leer algo más de lo que he publicado por ahí, por las redes, te lo dejo aquí:

La luz ha subido pero yo sé cómo ha sido – No permitas que los trileros te hagan magia. Los ecolobuenistas junto con los políticos nos han embarcado en esta imbécil travesía, si fabricamos electricidad con los sistemas menos productivos y más caros irremediablemente tendremos poca electricidad y más cara. Creo que no hay que estudiar mucho ni ser muy inteligente para entenderlo, en todo caso lo que no hay que ser es imbécil. Cuando llegue el crudo invierno recuerda a esos viejecitos sin medios cómo podrán sobrevivir. Esta situación se la debemos a la izquierda, esa que con el PP hablaba de pobreza energética, pues bien, estos nos han traído la miseria energética.

Turismo rural en La Alpujarra – Es una zona que conozco muy bien, es por ello que siempre que tengo ocasión la visito o escribo sobre sus maravillas, tanto gastronómicas como turísticas. Lo cierto es que la comarca da mucho de sí, no importa en qué época del año la visites. Si no la conoces y algún día decides hacer una escapada, te recomiendo que elijas la zona del Barranco de Poqueira para alojarte ya que esos pueblos que lo conforman son los más bonitos y además de ahí parten todas las rutas turísticas que recorren toda la comarca.

 

Puedes seguirme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.