Ya no tenemos muertos por coronavirus #Masby ►

En España ya no tenemos muertos por el coronavirus, tenemos desaparecidos
En España ya no tenemos muertos por el coronavirus, tenemos desaparecidos

Juan Vte. Santacreu 22/6/2020 – En España ya no tenemos muertos por el coronavirus, tenemos desaparecidos, ese puede ser el titular de esta semana. Pero primero que nada y por el día que es, ¡bienvenidos al verano y disfrutadlo! porque va a ser más caliente de lo normal.

Yo empiezo el verano con mi cuenta del Pájaro Rojo suspendida desde hace 20 días sin que me hayan dicho los motivos. He dejado 120.000 seguidores en el aire pero no soy el único, el Pájaro Rojo sigue cerrando las cuentas de ideología de derechas que se atreven a hablar en voz alta. La última víctima de la represión ha sido la periodista Katie Olivia Hopkins @KTHopkins con más de 1.000.000 de seguidores. Katie Olivia Hopkins es columnista, presentadora de radio y personalidad en medios de comunicación ingleses. El problema de Katie es ser liberal y eso no se lleva bien en una plataforma dominada por fascistas de izquierdas. La solución y la respuesta debe ser Gab.

Ya no tenemos muertos, tenemos desaparecidos – Hoy os quiero hablar de un tema más cercano, ¡ya no tenemos fallecidos por el COVID-19! Tenemos desaparecidos, en concreto unos 18.000 españoles desaparecidos que es la diferencia entre los muertos oficiales, unos 27.000, y los datos ofrecidos por organismos independientes que los estiman en unos 45.000 mil fallecidos.
En las noticias hemos visto en varias ocasiones botellones de jóvenes, y no tan jóvenes, saltándose las normas marxistas del encarcelamiento domiciliario. Cualquier experto en psicología social te dirá que la mayoría de personas que no respeta el confinamiento no lo hace porque sean unos imbéciles, lo hacen porque realmente no perciben el peligro.  Y es normal, en las redes sociales manipuladas por el Gobierno Picapiedra no permite que se hable de fallecidos, ni de ataques al Gobierno, ni caceroladas, etc., y en los medios de comunicación pasa lo mismo, por eso son medios y nunca serán enteros. Ni tan siquiera podrás encontrar fotos en Google de la masificación de muertos almacenados en el Palacio de Hielo. Y ya sabes, si de algo no se habla es que no existe.

Los que me conocen saben que no soy nada conspiranoico pero sí me gusta adelantarme a los hechos para que no me pillen con los pantalones bajados. El gran peligro que tienen las redes sociales al servicio de los políticos es, principalmente, que pueden cambiar la percepción de la realidad a los usuarios y por lo tanto manipular su voluntad. Y si alguien no entra en el juego, lo enmudecen. Es lo que he denominado en muchas ocasiones, la esclavitud del siglo XXI. En España ya no tenemos muertos por el coronavirus, pero tenemos desaparecidos.

Todo lo que te he contado lo relató perfectamente en 1959  Ken Kesey en su libro Alguien voló sobre el nido del cuco.
Así lo pienso y así te lo digo. – Juan Vte. Santacreu.

Te dejo los últimos artículos que he publicado en otros medios:

Gab la red social libre

–- La mayor mentira del siglo XXI es: “He leído y acepto los términos y condiciones de uso”. Nadie lo lee pero todo el mundo acepta las condiciones aún sabiendo que debe contener algunas clausulas que atentan contra nuestra libertad. Y peor, contra nuestra privacidad. Por todo ello existen varios movimientos en las redes que empiezan a preocuparse y luchan por defender la libertad en Internet. Una de estas plataformas es la red social Gab que empieza a tener cierta importancia y la prueba es que es la red más odiada por Twitter y Facebook.

La economía y el coronavirus

–- El gobierno del mundo que peor ha gestionado  la crisis del coronavirus ha sido el español. Un Gobierno socialcomunista que ha convertido los muertos por el COVID-19 en desaparecidos ya que de los 45.000 muertos sólo reconoce 28.000 y además está sentando las bases para destrozar la economía nacional estrangulando a los ciudadanos con subidas de impuestos para sembrar la miseria entre la sociedad mientras el resto del mundo se pone va camino de la normalidad. Es lo que aquí llamaremos la nueva subnormalidad.

 

 

Puedes seguirme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.